martes, 14 de junio de 2011

La hidratación en el pádel


   Llegó el calor y con él los torneos de verano de pádel. Muchas veces nos toca jugar a horas en las que se superan los 30º, corriendo el riesgo de deshidratarnos a causa de las altas temperaturas, de la práctica excesiva de ejercicio o del mal manejo de la rehidratación durante los partidos.

  La deshidratación es la carencia de líquidos corporales necesarios para que el organismo cumpla con sus funciones normales a un nivel óptimo. Existen una serie de síntomas y señales que acompañan a la deshidratación, como es la sed, la cual se produce cuando ya hay el 1% o 2% de pérdida  de líquido corporal. Muchas personas tienen el sentido de sed reducido, lo cual causa que se deshidraten sin darse cuenta y sin sentir sed.

  Otra manera de identificar si hay deshidratación es el color de la orina, ésta debe ser cristalina o de un amarillo pálido. Una orina oscura puede ser síntoma de que no se está tomando suficiente líquido. Otros síntomas que acompañan a la deshidratación son la sequedad en la boca, piel seca y enrojecida, dolor de cabeza, fatiga e impedimento físico, aumento de la temperatura corporal, pulso rápido y débil, bloqueo entre la mente y el cuerpo, mareos  y desvanecimientos.


  Debemos aprender a hidratarnos para rendir en los entrenamientos y partidos. Aunque una alimentación e hidratación óptima no te convierte automáticamente en un campeón, sin ellas no puedes aspirar a serlo ni rendir de la forma adecuada. Tenemos que hidratarnos antes, durante y después de la competición

Es muy importante la hidratación previa, ya que si no la hacemos podemos llegar con un principio de deshidratación al comienzo del partido. Hay que tomar de 400 a 600 ml de agua o bebida isotónica dos horas antes del ejercicio, para empezar con unos niveles óptimos de hidratación. Si nunca hemos tomado una bebida deportiva es aconsejable que probemos en los entrenamientos, nunca hacerlo el día de competición, ya que nos puede ocasionar problemas digestivos. A partir de esas dos horas antes del ejercicio hay que beber cada 20 minutos hasta el comienzo del partido pequeños sorbos de agua.

 Durante el partido tenemos que aprovechar los descansos para rehidratarnos, ya sea con agua o con bebida isotónica. El líquido debe estar frío, sobre los 15º y 20º, para facilitar la absorción y evitar problemas intestinales. Si hace mucho calor y nos notamos una temperatura corporal alta nos podemos poner paños o una toalla con hielo sobre la nunca y las axilas para bajar la temperatura corporal. También podemos apoyar las manos sobre las rodillas, bajar un poco la cabeza y echarnos agua fría por la nuca, como hacen los atletas cuando llegan a meta, ya que se consigue bajar la temperatura del cuerpo rápidamente.

                                                

  Tras la finalización del ejercicio es muy importante rehidratarse inmediatamente, mediante agua, bebida isotónica y con carbohidratos de asimilación rápida, ya sea en forma líquida o sólida. Hay autores que opinan que hay que ingerir más líquido que el perdido, para ello, es suficiente con pesarnos antes y después del ejercicio y comprobar cuánto hemos perdido y lo que tenemos que recuperar y sobrepasar un poco. Hay deportistas a los que les gusta tomar café antes de las competiciones, éste favorece la deshidratación, así que tenemos que tener cuidado y no abusar de él.

Os dejo un vídeo resumen en el que se aclara todo lo visto.


 

1 comentario:

  1. café antes de las competiciones, éste favorece la deshidratación, así que tenemos que tener cuidado y no abusar de él. No todos opinan lo mismo. http://www.livestrong.com/article/502339-can-caffeine-cause-dehydration/ Entre otras cosas del articulo que son discutibles. Muchas Gracias por la info. es util y facil de leer ;)

    ResponderEliminar

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...