miércoles, 31 de agosto de 2011

La propiocepción en el pádel


  La propiocepción es el sentido que informa al organismo de la posición de los músculos y de las articulaciones, detectando así el movimiento. Es importante en las acciones de la vida cotidiana, y, especialmente, en los movimientos deportivos que requieren una coordinación especial, como es el caso del pádel.

 En muchas ocasiones, durante un partido de pádel, tenemos que golpear en situaciones en las que nuestro cuerpo no está colocado con la técnica correcta (en desequilibrio),  ya sea por la rapidez de la jugada o por un buen golpeo del rival. Una buena forma de entrenar estas acciones es mediante un trabajo específico de propiocepción con elementos inestables y en situaciones con poca comodidad. 


   El entrenamiento propioceptivo nos ayuda a mejorar la fuerza, la coordinación, el  equilibrio, el tiempo de reacción y su trabajo es fundamental en la prevención de lesiones. Dentro de la fuerza estos ejercicios repercuten sobre los factores neuromusculares (sistema nervioso) mejorando la coordinación inter e intramuscular, tan importante en los movimientos que se dan en nuestro deporte. A continuación, podemos ver un vídeo en el que se trabaja la fuerza en situaciones inestables (bosu, fitball, disco, roller...). No se emplean grandes cargas pero el ejercicio puede llegar a ser muy intenso debido a los desequilibrios.


   Como hemos visto este tipo de trabajo se emplea en la prevención de lesiones, ya que un entrenamiento específico de la propiocepción disminuye la aparición de lesiones durante la práctica deportiva. En el pádel se producen muchos desplazamientos específicos (laterales, frontales, hacia atrás, diagonales...) con frenadas y arrancadas en los que se castigan duramente la musculatura de las piernas. Para ello, se utilizan las plataformas deslizantes como podemos ver en los siguientes vídeos. El primero algo más genérico y el segundo específico de pádel, en el que el profesor Balquinta trabaja con sus alumnos los desplazamientos laterales con bolas bajas.



  Por último, estos ejercicios también se pueden llevar a cabo en la pista. Podemos hacer tantos ejercicios como se nos ocurran, solamente tenemos que combinar acciones que se dan en nuestro deporte (giros, saltos, desplazamientos, frenadas...) con los golpes (smash, volea, bandeja...) y con la situaciones inestables. Os dejo un ejemplo aplicado en el tenis. 

      

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...