miércoles, 2 de noviembre de 2011

Entrenamiento intermitente en el Pádel

 

  El pádel se engloba dentro de los llamados deportes acíclicos, aquellos en los que se combinan varias acciones motrices, utilizamos diferentes sistemas energéticos y en los que existen componentes técnicos, tácticos y psicológicos.  Si analizamos un partido de pádel vemos que se intercalan esfuerzos intensos submáximos  y de corta duración, con otros menos intensos y con pausas y descansos incompletos. Una buena forma de entrenar y preparar nuestro cuerpo para este tipo de ejercicios es mediante el entrenamiento intermitente.

  El entrenamiento intermitente consiste en intercalar esfuerzos de intensidad máxima y submáxima con períodos de pausa o de baja intensidad durante un período de tiempo. Su objetivo es desarrollar la potencia aeróbica máxima en régimen aeróbico, permitiendo al jugador mejorar sus cualidades de resistencia específica con el fin de que ésta sea la mejor en los partidos de larga duración. Es decir, nos permite mantener una intensidad alta de juego en los puntos largos y en los últimos juegos del partido.


  Existen muchos tipos de entrenamientos intermitentes, tantos como se les ocurra al preparador físico, pero los más utilizados son el 10"-10", el 20"-20" y el 30"-30".  En el primer caso serían 10" de una acción intensa, 10" de pausa, 10" de intensidad alta, 10" de pausa... y así sucesivamente durante un tiempo determinado.


   Bisciotti, en el año 2002, nos comenta que durante el entrenamiento intermitente, sobre todo si se desarrolla a alta intensidad, la frecuencia cardiaca aumenta de modo repentino durante la fase de esfuerzo intenso y no logra estabilizarse durante la breve pausa de trabajo desarrollada a baja intensidad, alcanzando en tal modo un tipo de meseta. Por este motivo, lo intermitente desarrollado a alta intensidad hace que aumente nuestro consumo máximo de oxígeno (VO2 max.), que muy simplemente podemos definir como la cilindrada de nuestro motor aeróbico.

  Este tipo de trabajo se puede llevar a cabo tanto en el gimnasio, con movimientos explosivos de alta intensidad y corta duración, como en la pista, con acciones propias de nuestro deporte (desplazamientos, giros, voleas, remates...) o con situaciones de partido de 1x1, 2x1 o 2x2. Al igual que con los tiempos de alta intensidad y de pausa, todo va a depender del momento de la temporada en el que nos encontremos y de si queremos integrarlo con técnico-táctico o si lo queremos enfocar desde un punto de vista más físico. 

  A continuación os dejo unos vídeos en los que se  ve claramente este tipo de entrenamiento. En el primer ejemplo, Javier Escalante, jugador profesional de pádel, realiza una serie muy intensa ya que el tiempo de trabajo es casi el triple del tiempo de descanso. No obstante, va intercalando ejercicios de intensidades máximas y submáximas con otros menos intensos. 




   En este otro vídeo sucede todo lo contrario. El tiempo de recuperación es el doble que el tiempo de trabajo. Esfuerzos más cortos y explosivos con descansos más largos. Como hemos visto anteriormente, se puede jugar con los tiempos de ejecución y de recuperación.




2 comentarios:

  1. Excelente! muchas gracias por compartir esta informacion que me es de mucha utilidad, voy a continuar siguiendo tu blog, saludos!
    Luisma

    ResponderEliminar
  2. Muy buenos consejos! Gracias por compartirlos! Abrazo!!

    ResponderEliminar

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...