viernes, 26 de octubre de 2012

Cómo elaborar una buena táctica


A menudo veo partidos de torneos amateurs en donde se presenta una situación muy común, en particular en categorías de jugadores de iniciación o niveles más bajos. Observo con frecuencia a coordinadores, amigos o compañeros de equipo darles un paquete de indicaciones tácticas, técnicas o de posición en la pista a los jugadores que disputan el partido como: "Tiren todo al revés del zurdo", "jueguen más globos", "péguense más a la red", "no pierdan la red"...

 Creo que no existe jugador que no haya escuchado este tipo de indicaciones de boca de algún espectador amigo. De más está decir que quienes intentan elaborar una táctica mientras miran nuestro partido tienen toda la intención de ayudarnos, pero muchas veces nos pueden perjudicar al pedirnos que hagamos cosas que no sabemos o no nos sentimos seguros de poder llevar a cabo.

No es tan fácil saber plantear o saber aconsejar cómo se debe jugar un determinado partido. Para ello recomiendo que tengan en cuenta algunos factores clave para aprender a plantear una táctica y saber escuchar y filtrar lo que desde fuera de la pista aportan nuestros compañeros y amigos.

Lo primero y fundamental es tener muy claro nuestro sistema de juego. ¿Qué quiere decir esto? Simplemente saber cuáles son nuestros mejores y peores golpes, cómo es nuestra condición física, si nos sentimos más cómodos defendiendo o atacando, cuál es la potencia que podemos imprimirle a la pelota sin perder el control de la misma, etc.


En síntesis, implica hacer un análisis de mi juego y el de mi compañero para conocer hasta dónde manejamos la pelota con un alto porcentaje de éxito y cuáles son los puntos fuertes y débiles de nuestra pareja. Ahora bien, existen factores externos a nuestro juego a los que debemos prestarle mucha atención. Los más importantes son:

Los rivales: 
 1) Ver si son zurdos o diestros
2) Observar si emplean golpes planos o con efectos, en el caso de que los usen hay que tratar de leerlos y resolverlos en el mismo peloteo.
3) Mirar bien los golpes buenos y malos, generalmente encontramos en el golpe de revés una debilidad en casi todos los jugadores
4) Qué condiciones físicas poseen. Contar a primera vista con una idea en función de la contextura física, altura, peso, edad y limitaciones de desplazamientos.
5) Tratar de ver en dónde se sienten más cómodos dentro de la pista (si defienden o atacan bien)
6) Elaborar un perfil del temperamento o actitud para prepararnos para un partido con rivales aguerridos o complicados que gritan, discuten pelotas, con lo cual tenemos que estar mentalizados a que nada nos debe llevar a perder la concentración y desviarnos de nuestro objetivo que es solamente ganar el partido.


La pista: 
 Es aquí donde nos encontramos con otra variable que puede condicionar nuestro juego. Tienen que estar muy atentos y reconocer al llegar al club lo siguiente:

A) Pista techada ó descubierta
B) Tipo de iluminación.
C) tipo de superficie.
D) Alambres e irregularidades en las uniones con las paredes laterales.


Pista techada: Hay que tener en cuenta la altura del techo como también de las vigas para ver si puedo ejecutar con tranquilidad los globos. Es importante ensayarlos en el peloteo, para usarlos con confianza en el partido.

Pista descubierta: Dependemos directamente del clima como puede ser el viento y el sol. Con respecto al primero es importante tener un referente para ver la intensidad y dirección, generalmente podemos observar alguna bandera de promoción o árboles adyacentes a la pista. En cuanto al sol debemos estar atentos  de qué lado nos da de frente en la cara (en este caso es clave cambiar de lado en los juegos impares o sea cada 2 juegos una vez jugado el primer juego).

Ya reconocidas estas variables sabemos que tendremos que darle mayor velocidad a nuestros golpes cuando jugamos con viento en contra y restarle velocidad a los mismos en el caso inverso. En el caso del sol podemos ejecutar más globos cuando mis rivales se encuentren de frente al mismo, como también dejar pasar más globos y resolverlos después del rebote con la pared en el caso que fuéramos nosotros los encandilados por el sol de frente. 


La iluminación: 
 Si ésta no es muy buena tendremos que ser muy precavidos a la hora de atacar o entrar en duelos de volea, volear salidas de pared, rematar globos que vienen muy altos y llovidos y en todo tipo de situaciones donde no tenga mucho tiempo de reacción o la posibilidad de no tener una buena lectura de la pelota. En estos casos les aconsejo comenzar el partido sin apurarse, tratando de realizar golpes de armado y recorrido corto, con mucho control hasta adaptarse completamente a la iluminación y no bloquearse y perder confianza desde el arranque.


 
El alambrado:
Existen distintos tipos de alambres que responderán al impacto de la pelota de distintas maneras, por lo que tenemos que dirigir la pelota en esa dirección durante el peloteo, y de esa manera prever su comportamiento. También hay que observar muy bien las uniones entre el alambre y las paredes laterales donde en la mayoría de los casos estas irregularidades son un blanco interesante a tener en cuenta para ganar muchos puntos. 

Las pelotas:
Las pelotas elegidas para disputar el partido son otro aspecto muy importante a tener en cuenta. Existen las que se comercializan en un bote presurizado o sueltas. Generalmente las primeras vienen con mayor presión, lo que trae consigo un mayor rebote o pique en las paredes, el piso y hasta en nuestra pala. El clima y la altura (sobre el nivel del mar) afectan mucho al comportamiento de las mismas y hay que tener en cuenta: 

1) El frío: Las pelotas están más pesadas y rebotarán menos.
2) El calor: Tendrán más presión y por consiguiente estarán más ligeras y rebotarán mucho más.
3) La humedad: Estarán pesadas y rebotarán poco.

Analizando estos comportamientos sabremos si las pelotas ayudarán o no a ejecutar golpes de definición con nuestro smash o tendremos que adoptar otras variantes de definición para no vendernos con los mismos. 

Todos estos factores son importantes y nos ayudará mucho comenzar el partido habiendo resuelto la mayor cantidad de elementos posibles, esto se logra reconociendo bien la pista al llegar al club, sabiendo con qué tipo de pelotas se juega, si conozco a mis rivales recordar sus características, y si no los conocemos, invitando en el peloteo inicial a que realicen todos los golpes, para que previo al inicio pueda conversar con mi compañero e intercambiar características y prevenirnos sobre algunas virtudes que posean. 


En más de una oportunidad me encontré con alumnos que al terminar el partido descubrían que uno de los rivales era zurdo y que por eso no pudieron defender bien sus pelotas.

En resumen y para terminar, mi consejo es que una buena táctica es cuando logramos descubrir que la consecuencia de una virtud nuestra -como ser jugar buenos globos- coincide con un defecto de nuestro rival; que no tienen buenos smash. 

Es ahí donde los globos pasan a ser las mejores armas para ganar el partido. Ahora bien, si el globo no es nuestro mejor golpe, no vamos a poder aprovechar la debilidad que tienen nuestros rivales en sus smash. Es aquí donde muchas veces observo a jugadores que no tienen en cuenta esto y terminan perdiendo un partido por haber jugado todos los globos mal. Lo más cómico de todo es que al perder y abandonar la pista escuchamos a nuestros compañeros y amigos espectadores decir: -"Bien igual, esa era la Táctica".

Nito Brea
Exjugador profesiona
Capitán del seleccionado argentino femenino campeón mundial en México 2002
Director del club El Monasterio, Buenos Aire (Argentina)
Entrenador de profesionales
nitobrea@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...