viernes, 5 de octubre de 2012

“Las reglas de provocación en el entrenamiento de niños en pádel” II



Retomando las últimas líneas del artículo anterior, "las reglas de provocación en el entrenamiento de niños en pádel", espero hayan tenido tiempo de pensar cómo podrían mejorar sus ejercicios introduciendo, en ellos, las reglas de provocación, para hacer estos, lo mas enriquecedores posibles. Definíamos las reglas de provocación como comportamientos deseados en la competición, durante el desarrollo de un partido.

La sesión que vamos a desarrollar a continuación es una sesión de entrenamiento con ejercicios muy sencillos, pero que, incluyendo reglas de provocación, buscando conductas y movimientos deseados, podemos complicarlos según las carencias de nuestros alumnos.

Para entender la nomenclatura en la explicación de los diferentes ejercicios, supondremos que todos nuestros alumnos son diestros, adaptando los ejercicios ante un alumno zurdo, y siempre se realizaran por parejas, teniendo en nuestras clases un máximo de 6 alumnos. El material necesario para esta sesión son  conos y cuerdas. Incluiremos las reglas de provocación dentro de los cinco ítems a tener en cuenta en el diseño de tareas (Condicionales, Coordinativas, Cognitivas, Técnico-Táctica, Afectivo-Emolitiva).

Previo a comenzar la parte principal de la sesión de entrenamiento, debemos realizar un correcto calentamiento de al menos entre 10 y 15 minutos, para que el organismo sufra las adaptaciones necesarias para comenzar la práctica de actividad física.

1º y 2º Rueda de derecha/revés de fondo.

Este ejercicio lo realizaremos por parejas, cada jugador en su lado de la pista. El monitor empieza a lanzar bolas a la derecha de cada jugador, hasta completar 10 bolas por pareja. Las demás parejas esperan en la pared de fondo a su turno. El ejercicio lo repetimos pero esta vez golpeando de revés.

Condicionales: A la hora de dotar al ejercicio de una regla de provocación para integrar el aspecto condicional, podemos trabajar la resistencia y velocidad de desplazamientos, haciendo que nuestros alumnos, tengan que tocar la pared lateral o la “T” (según el lado de pista en el que estén jugando) y volver a golpear la bola de derecha con movimientos laterales. Mientras mi compañero, que juega en la posición de derecha/revés está golpeando, yo estoy desplazándome con movimientos laterales para tocar la pared y volver al centro de mi lado de pista, para golpear la bola de derecha/revés que me lanzan cercana a la “T”.


Coordinativas: En este ámbito, el propio ejercicio por su ejecución cumple los requisitos, ya que entra el estado de fatiga, porque nos encontramos en continuo movimiento, varían las condiciones durante la realización del ejercicio ya que tengo que tirar la bola a un sitio u otro según mi compañero haya tirado su bola, tengo que tener en cuenta la terminación del golpeo y darle profundidad a la bola golpeada. Aparte de intentar conseguir el objetivo competitivo del ejercicio.

Cognitivas: Mi compañero tiene que golpear la bola con profundidad, si consigue  pasar la línea de saque, habrá lanzado la bola a uno de las 4 zonas delimitadas, entonces, yo estoy condicionado a tirar la bola en función de cómo se habría movido la pareja contraria. Si  mi compañero ha tirado la bola a la zona  1, yo tendría que tirar la bola a la zona 4, ya que la pareja contraria, se habrá desplazado para cubrir el centro (2-3) y el espacio se encontrara en la posición 4. Si la bola la tira a la posición 4, yo tendría que tirar la bola a la posición 1, y si la bola la tira a la posición 2 o 3, la bola la podre dirigir a cualquiera de las cuatro zonas. Esta serie lógica habrá que seguirla siempre que el golpe anterior haya pasado la línea de saque antes de botar.

Con todos estos supuestos y distintas opciones condicionadas a lo que mi compañero haga, realizamos mucho trabajo de toma de decisiones en base a la percepción que tengo de lo que ocurre en la pista.

Técnico-Táctica: En este ítem, incidiremos en el aspecto técnico de la terminación del golpe, para así poder dar profundidad a este, trabajando  un aspecto táctico como es  jugar la bola profunda, buscando siempre que la bola bote tras la línea de saque y toque la pared de fondo, dificultando la devolución de la pareja rival.

Afectivo-Emolitiva/ Comunicación-Asertivo Motriz: Cuando mi pareja y yo consigamos lanzar tres bolas consecutivas en las zonas de manera correcta (siguiendo la serie lógica), el jugador de la pareja que no golpee la ultima bola, tendrá que ir corriendo a chocar la mano y felicitar a su compañero. Con esto pretendemos conseguir reforzar las buenas acciones, así como crear un vínculo afectivo entre los miembros de la pareja, haciéndoles ver que la consecución del tanto, es trabajo de los dos miembros, ya que ambos han tenido que golpear para llegar a completar tres bolas consecutivas.

El objetivo competitivo del juego, es ver qué pareja es la que suma más puntos, cada tres bolas consecutivas realizadas, se consigue un punto. Al final del ejercicio se hace recuento de la pareja ganadora. Con este contenido competitivo en el ejercicio, nos garantizamos que el alumno este motivado en la realización del mismo. 


3º Rueda de volea de derecha

Este ejercicio lo realizaremos por parejas, cada jugador en su lado de la pista. El monitor empieza a lanzar bolas a la volea de derecha de cada jugador, hasta completar 10 bolas por pareja. Las demás parejas esperan en la pared de fondo a su turno. 

Condicionales: en este ejercicio, para trabajar el aspecto condicional, podemos continuar trabajando la resistencia y velocidad de desplazamientos, haciendo que nuestros alumnos, tengan que tocar la red cada vez que golpeen una bola, y volver a la posición de espera, manteniéndose en esta posición dando pequeños saltos, para estar activos en todo momento.

Coordinativas: En este ámbito, el propio ejercicio por su ejecución cumple los requisitos, ya que entra el estado de fatiga, porque nos encontramos en continuo movimiento, varían las condiciones durante la realización del ejercicio ya que tengo que dirigir la volea a las porterías, tengo que tener en cuenta la terminación del golpeo y darle profundidad a la bola golpeada. Aparte de intentar conseguir el objetivo competitivo del ejercicio.


Cognitivas: Si mi compañero volea a las porterías de su cruzado, yo tendré que volear al centro, en cambio, si mi compañero volea al centro, yo tendré que volear a las porterías de mi cruzado, buscando siempre que el rival se encuentra descolocado en la pista al haberle lanzado una volea a la esquina o una volea al centro, según sea el caso. Ahora bien, si la volea de mi compañero hace doble pared (voleas a las porterías del cruzado) o  no rebota de la pared mas allá de la linea de saque (voleas a las porterías del centro), dificultando mucho la devolución de esa bola, puedo apretar mi volea para tirar una volea ganadora.

 En cambio, si alguno de los supuestos anteriores no se cumple, tengo que tirar una volea buscando la continuación del punto. Con todos estos supuestos y distintas opciones condicionadas a lo que mi compañero haga, realizamos mucho trabajo de toma de decisiones en base a la percepción que tengo de lo que ocurre en la pista.

Técnico-Táctica: En este ítem, incidiremos en el aspecto técnico de la terminación del golpe, para así poder dar profundidad a este, trabajando  un aspecto táctico como es  jugar la bola profunda y con poco rebote, buscando siempre que la bola bote tras la línea de saque y toque la pared de fondo y laterales, dificultando la devolución de la pareja rival.


Afectivo-Emolitiva/ Comunicación-Asertivo Motriz: La regla de provocación que establecemos para cumplir este ítem en el diseño de este ejercicio, es la siguiente. Cada vez que un componente de la pareja golpee una volea ganadora, cumpliendo anteriormente los casos que han de darse para poder lanzar la volea ganadora, y esta volea sea valida según las reglas, el jugador que no golpea esta volea, le da un toque con la pala en el culo a su compañero y lo felicita.

Como este objetivo de "conseguir punto" con la volea ganadora es secundario, no lo premiaremos con puntuación, en cambio, contabilizaremos con un punto cada vez que un jugador de la pareja haya dirigido su volea entre las porterías. El objetivo competitivo del juego, es ver que pareja es la que suma más puntos. Con este contenido competitivo en el ejercicio, nos garantizamos que el alumno este motivado en la realización del mismo.

4º Derecha/Revés de fondo y volea de derecha

Este ejercicio lo realizaremos por parejas, cada jugador en su lado de la pista. El monitor empieza a lanzar bolas a la derecha/revés de cada jugador, hasta completar 15 bolas por pareja. Siempre golpean en el centro de la pista, por lo que el jugador de derecha golpeará de revés y viceversa. Las demás parejas esperan en la pared de fondo a su turno.  


Condicionales: en este ejercicio, para trabajar el aspecto condicional, podemos continuar trabajando la resistencia y velocidad de desplazamientos, ya que nuestros alumnos se encuentran en continuo movimiento, mientras están en fondo de pista tienen que tocar la pared lateral o la “T” (según el lado de pista en el que estén jugando) y volver a golpear la bola al centro de la pista con movimientos laterales; teniendo que subir a la red a volear cuando hayan lanzado una bola al fondo de pista, cumpliendo las reglas establecidas para la realización del ejercicio. Mientras permanezcan en la red, tendrán que encontrarse en la posición de espera, manteniéndose en esta posición dando pequeños saltos, para estar activos en todo momento.



Coordinativas: Este ejercicio al ser un compendio de lo trabajado en los anteriores, sería el más complejo en su puesta en práctica, pero se presupone, que los alumnos con la realización de los anteriores, han memorizado las reglas de provocación existentes. El propio ejercicio por su ejecución cumple los requisitos, ya que entra el estado de fatiga, porque nos encontramos en continuo movimiento, varían las condiciones durante la realización del ejercicio ya que tengo que dirigir la bola a distintos sitios de la pista, tengo que tener en cuenta la terminación del golpeo y darle profundidad a la bola golpeada. Aparte de intentar conseguir el objetivo competitivo del ejercicio. 

Cognitivas: Cuando nos encontramos en el fondo de pista, mi compañero tiene que golpear la bola (derecha/revés), si consigue  pasar la línea de saque, habrá lanzado la bola a uno de las 4 zonas delimitadas, siendo en este ejercicio validas las zonas 1 y 4. Si  mi compañero ha tirado la bola a la zona  1, yo tendría que tirar la bola a la zona 4, y viceversa. Si conseguimos lanzar estas dos bolas consecutivas, entonces, subimos a la red, teniendo en cuenta: si la última bola ha sido lanzada a la zona 4 el jugador de revés cubrirá el centro de la pista; si la última bola ha sido lanzada a la zona 1, el jugador de derecha cubrirá el centro de la pista.


La siguiente bola lanzada, tendrá que golpearla de volea de derecha de la siguiente manera: si la bola viene de la zona 4 al jugador de derecha, realizara una volea paralela (entre las porterías rojas) o al centro (entre las porterías blancas) y el jugador de revés, realizara una volea al centro o cruzada (porterías rojas); si la bola viene de la zona 1, el jugador de revés realizara una volea de derecha al centro o cruzada (porterías rojas) y el jugador de derecha podrá elegir en función de como le venga la bola, si tirar una volea cruzada (porterías azules) una volea al centro o una volea al paralelo (porterías rojas) siempre que para golpear la bola tenga que desplazarse mucho y llegue muy forzado. Al fallar una volea, volvemos al fondo de la pista y comienza la serie.

Técnico-Táctica: En este ítem, como en el ejercicio anterior, incidiremos en el aspecto técnico de la terminación del golpe, para así poder dar profundidad a este, trabajando  un aspecto táctico como es  el juego en la red para cubrir los espacios y jugar la bola profunda y con poco rebote, buscando siempre que la bola bote tras la línea de saque y toque la pared de fondo y laterales, dificultando la devolución de la pareja rival.

Afectivo-Emolitiva/ Comunicación-Asertivo Motriz: La regla de provocación que establecemos para cumplir este ítem en el diseño de este ejercicio, es la siguiente. Cuando consigamos subir a la red, porque hayamos realizado bien las bolas de fondo de pista, al llegar a la red, tenemos que estirar la pala/mano, para chocar con la pala/mano de mi compañero, asegurándonos así que el centro de la pista esta cubierto. Con esto pretendemos lograr una compenetración en la pareja, subiendo a la vez a la red, y cubriéndose entre ellos. 

El objetivo competitivo del juego, es ver que pareja consigue perder menos puntos (todas las parejas comienzan con 10 puntos). Cada vez que la bola nos sobrepase en la red (sin que sea un globo) porque no hayamos cubierto bien el centro nos restará un punto, al igual que cada bola que fallemos en la red voleando, es decir, que no pase entre las porterías correctas o toque la pared antes de botar. Con este contenido competitivo en el ejercicio, nos garantizamos que el alumno este motivado en la realización del mismo. Al ser el último ejercicio, el que haya ganado se librará de tener que recoger las bolas.

Para entender mejor este artículo sería conveniente haber leído previamente la primera parte.


Luis Alfonso Andrades Castro
Lic. Ciencias de la Actividad Física y del Deporte
Maestro Especialista en Educación Física
Monitor y Preparador Físico de Pádel

1 comentario:

  1. Muy buena iniciativa.
    Una aportación bastante positiva para este deporte

    ResponderEliminar

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...