lunes, 12 de noviembre de 2012

¿Por qué practico el pádel? Porque me siento mejor.






¿Qué beneficios tiene la práctica del pádel para nuestra salud? ¿Podemos mejorar nuestro "estado mental" con la práctica del pádel?

 ¿La práctica del pádel hace que nos encontremos más activos, con menos tensiones y nos ayuda a eliminar el estrés diario? 

¿Favorece el pádel la capacidad para relacionarnos y establecer vínculos afectivos y personales con otras personas?

Las respuestas a estas preguntas es: SÍ, SÍ MEJORA NUESTRO BIENESTAR. Es cierto que nos sentimos mucho mejor cuando jugamos al pádel con cierta regularidad.






CÓMO AFECTA LA PRÁCTICA DEL PÁDEL A NUESTRA SALUD MENTAL.
  

Los beneficios de la práctica del ejercicio físico sobre nuestra salud son bien conocidos y se ha escrito mucho sobre ellos. Sin embargo, esta práctica también favorece el BIENESTAR PSICOLÓGICO de los jugadores de pádel. He aquí algunos ejemplos:

  • REDUCE LA ANSIEDAD DEL DÍA A DÍA: la práctica del pádel favorece la eliminación de tensiones y el estrés diario. El ejercicio físico, ayuda a destensar los músculos y el agarrotamiento físico producido por un exceso de tensión, lo que genera un estrés físico y psíquico denominado DISTRES, muy perjudicial para el organismo.

  • MEJORA EL SISTEMA CARDIORESPIRATORIO: como consecuencia, transpiramos mejor, oxigenamos el cerebro y pensamos con más claridad, reducimos los dolores de cabeza y dormimos mejor.



  • AUMENTA NUESTRA AUTOESTIMA: practicar pádel de forma regular mejora la propia autoestima, sintiéndonos mejor cuando jugamos, vemos cómo vamos mejorando en nuestro juego, nos sentimos integrados, nos relacionamos con los demás y compartimos nuestras inquietudes.

  • FAVORECE LAS RELACIONES SOCIALES: nuestro círculo de relaciones sociales se ve ampliamente aumentado como consecuencia de la práctica del pádel. Compartimos entrenamientos con otras parejas, intercambiamos experiencias, realizamos "quedadas", participamos en torneos sociales que terminan en barbacoas o comidas...

  • APRENDEMOS A VALORAR EL ESFUERZO: el entrenar duro día a día ayuda a crear valores de superación de las barreras y dificultades diarias, ya sean deportivas o no. El luchar por una meta deportiva, nos ayuda a luchar por metas personales.



  • AYUDA A SER MÁS AUTÓNOMOS: la práctica del pádel nos ayuda a madurar, dentro de la pista y fuera de ella. Tomar decisiones sobre momentos del partido, sobre la participación de un torneo u otro, decidir con quién vas a jugar, implicarte en el juego de pareja asumiendo tus resposabilidades... Todos estos aspectos favorecen la toma de decisiones y la madurez suficiente para ir desarrollando su propia iniciativa y va "forjando" el carácter del jugador de pádel.

  • FORTALECE LOS VÍNCULOS AFECTIVO: los chicos y chicas que practican el pádel forman una "comunidad de padelistas", al margen de sus amistades del colegio o del barrio. Se crea un grupo de referencia con unos "ídolos" a quien imitar y que sirven de modelos de conducta.

  • DISMINUYE EL RIESGO DE DEPRESIÓN: La práctica del pádel puede ser utilizada como estrategia terapéutica complementaria e incluso, a veces, como alternativa a otras formas de tratamiento para el tratamiento de los problemas de salud mental. Los expertos afirman que las personas activas tienen alrededor de un 40% menos de probabilidades de sufrir sí­ntomas depresivos en comparación con las sedentarias.
  

  Cuando terminamos nuestra jornada laboral y comenzamos a pensar en nuestro partido de pádel, nuestro cuerpo comienza a generar una sensación de bienestar generalizado, esto es gracias a que nuestro cuerpo libera endorfinas, las hormonas que producen la sensación de placer.

¿Cómo te sientes cuando tienes programado un partido de pádel y comienza a llover y "peligra" el partido"?... Sí, te sientes mal, enfadado y molesto, ¿por qué? Porque ya estabas "metido mentalmente" en el partido, ya estabas preparándolo y tu cuerpo "te lo pedía".

Cuando jugamos al pádel, nos olvidamos de la crisis, de los problemas, de las dificultades y los enfados del día, en la familia y en el trabajo. Nos ayuda a "desconectar" psicológicamente de estas situaciones desagradables y nos "evadimos" de todas ellas. Por un par de horas, nuestro cerebro "desconecta", se "resetea" y volvemos con las "pilas cargadas" para afrontar la realidad. 





LOS BENEFICIOS DE LA PRÁCTICA DEL PÁDEL EN LA INFANCIA.


Entre los beneficios más importantes para los más pequeños se encuentran:
  • Sirve como ingreso en la sociedad, ya que les enseñas a seguir reglas.
  • Les ayuda a superar la timidez y a frenar impulsos excesivos.
  • Les enseña a ser más colaboradores y menos individualistas, ya que tienen que aprender a jugar con otras personas, respetar las normas, los turnos y la autoridad.
  • Les enseña a tener responsabilidades y obligaciones que cumplir.
  • A nivel fí­sico, les ayuda a coordinar mejor sus movimientos.
  • Aumenta su crecimiento.
  • Puede corregir posibles defectos fí­sicos.
  • Estimula la higiene y la salud.



Para concluir, no debemos olvidar que la práctica del pádel con cierta frecuencia nos va a mejorar nuestra salud física y psíquica. Nos va "sacar" de la rutina diaria y nos va a ofrecer un buen rato de distracción, eliminación de tensiones, buenas relaciones humanas y mucha, mucha diversión. 

Os dejo un vídeo de un "ejemplo" de un rato de pádel saludable en unas instalaciones magníficas.




Si os ha gustado este artículo, podéis leer los siguientes que os ayudarán a mejorar en el deporte del pádel:


Y recuerda... ¡¡¡DIVIÉRTETE SIEMPRE JUGANDO AL PÁDEL!!!



1 comentario:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...