domingo, 21 de abril de 2013

AL PÁDEL SE JUEGA POR EL CENTRO Y AL ESPACIO LIBRE (CAP. 1 de 3)



Iniciamos este amplio artículo con la 1ª entrega de las 3 que lo van a componer y en la que hablaremos sobre un importante aspecto del juego del pádel que es el "jugar por el centro y sobre los espacios libres".
 
Cuando en esas improvisadas tertulias padeleras que se suelen producir post partido, con el refresco y/o cervecita de turno presentes, me acerco y pregunto a los que se inician en este deporte ¿por qué no utilizan el centro de la pista, o el medio de la pareja rival, o los espacios libres para enviar por ahí la pelota?, suelen consumir el tiempo justo en la elección de su respuesta como para pensar que no tenemos del todo claro “de qué va la película”. Pero hay que entender que es lógico porque al ser noveles en el pádel aún no tienen aprendido y asimilado cómo hay que manejar los 100 metros cuadrados del campo rival para obtener cierta ventaja y rentabilidad.

Los comentarios de amigos padeleros y compañeros de partido algo más experimentados son los que suelen encargarse en primera instancia de transmitir a esos jugadores información al respecto de que hay ciertas zonas o espacios en la pista hacia los que jugando la bola se puede obtener cierta rentabilidad. A partir de ahí la cosa ya empieza a cambiar un poco.

Descubrir muchos de los aspectos “tácticos básicos” de este deporte puede resultar una tarea ardua para un jugador que se inicia en el pádel. Es más, aunque amigos y compañeros te echen una mano explicándotelos (obviamente cada uno “a su manera”), consumirás mucho tiempo hasta llegar a descubrirlos, pero si encima no los entrenas adecuadamente, la cosa se complicará más. Aunque el concepto de jugar al centro y por el medio es en esencia muy simple o así lo parece, mi recomendación es que acudáis a un profesor cualificado para que, en mucho menos tiempo del que os imagináis, os pueda explicar con todo tipo de detalle en qué consiste ese tan sencillo concepto. Y lo más importante, aprenderéis cómo realizarlo y llevarlo a la práctica.




Pero ojo porque no queda ahí la cosa, o sea, en aquellos jugadores que se inician en el pádel, ya que incluso algunos de los que llevan más tiempo jugando (y se suponen que tiene algo más de nivel) veo que desconocen o no aplican adecuadamente, o mal administran, ese manejo táctico del centro o de los espacios libres.

Piensa que el pádel es un deporte de “lógica” en el desarrollo de sus jugadas, basta con ver un partido de profesionales para apreciar como éstos golpean y envían la pelota, con bastante asiduidad, a las 2 zonas referidas (centro y espacio libre), tanto cuando están en defensa en el fondo de la pista como cuando se encuentran en la zona de ataque en la red. Posteriormente a esto será la habilidad adquirida tras horas de entrenamiento la que se encargará de permitirles el poder romper esa lógica en aras de intentar sacar ventaja.

De manera que para jugar al pádel con más lógica hay que dedicar un poco de tiempo a valorar en qué proporción, sobre el total, se utilizan los diferentes golpes y acciones que se producen durante un partido. Se trata simplemente de averiguar cuál es la dinámica de este deporte con el fin de aprovechar todo el potencial que nos ofrece. Y si vemos que los profesionales utilizan muchísimo tanto el centro como los espacios libres, reportándoles por ello rentabilidad de cara al marcador, ¿no deberíamos “apresurarnos” en incorporar esas acciones a nuestro juego?. La respuesta creo que es, SI.

La máxima que dice que “al pádel se juega construyendo el punto con el objetivo de desmontar la defensa de nuestros adversarios” entiendo que pasa por saber manejar adecuadamente esa zona del centro y los espacios libres. 


 
Por ello, cuando disputas tus habituales partidos de pádel, ¿te gusta lanzar la pelota al medio de la pareja rival?, ¿utilizas los espacios libres que se van generando en el transcurso del juego para enviar por ahí la bola?. Si la respuesta es NO deberías de plantearte el considerarlo, y si por el contrario ya lo haces, la recomendación es que insistas en seguir practicándolo y perfeccionándolo, porque enviar la bola a esa zona puede terminar convirtiéndose en un punto ganador, y encima con un índice de riesgo al fallo bastante bajo.

Ten muy en cuenta que tanto el centro como los espacios libres son direcciones bastante difíciles (o menos fáciles) de defender para nuestros contrarios (sobre todo a nivel iniciación). Pero como he referido antes, la realidad nos dice y muestra que la mayoría de jugadores no suelen jugar muchas bolas en esas direcciones y por ello se comenten una gran cantidad de errores dirigiendo pelotas a otros lugares de la pista más difíciles que entrañan más riesgo e incrementan por ello la posibilidad de error, lo que permite a los rivales que nos puedan atacar e incluso que no nos reporte rentabilidad en el marcador.

Por lo tanto, se trata de una de las direcciones más importantes hacia donde debemos de dirigir la mayoría de nuestros tiros. Es más, me arriesgo a decir que te sorprenderás de la cantidad de puntos que se pueden llegar a ganar jugando por esa zona o pasillo. Ahora bien, la pregunta del millón es obvia, ¿cuántas pelotas juegas habitualmente en esa dirección?. Seguramente muy pocas, ¿no?.

En líneas generales hay muchos jugadores que cometen gran cantidad de errores por dirigir sus pelotas a los lugares más difíciles, a su vez de suma exigencia en precisión. Son esos tiros los que te alegran cuando entran pero son los que, hablando de pádel/porcentajes, gozan de un ratio de rentabilidad muy bajo por lo que a buen seguro te harán perder más puntos de los que vas a ganar.

No cabe duda que una buena técnica contribuye a que se puedan ganar puntos, pero un buen enfoque táctico también va a mejorar la estrategia durante un partido. Por eso si nos apoyamos en las estadísticas del circuito profesional resulta que jugar al medio (ya sea con la pareja en el fondo de la pista o en la red) es una muy buena elección de cara a intentar ganar el punto.
 
 
Así que si resumimos un poco podemos decir que jugar bolas al medio ES EFECTIVO y SEGURO (ojo que hay más opciones), pero sin perder de vista que se trata de un consejo más táctico que técnico cuya orientación principal apunta, como he comentado antes, hacia la mejora de la estrategia a nivel global a la hora de afrontar un partido. Pero si además asumimos otra de las máximas de este deporte que dice que al pádel gana quien menos falla, el hecho de usar esta táctica básica seguro que nos ayudará a conseguir más victorias.

Pero concretemos un poco más y veamos qué ventajas puede reportarnos el jugar bolas al centro de la pareja rival o a los espacios libres…
 
  • Tendremos un bajo riesgo de fallar el punto y por ello se incrementarán las opciones para poder ganar puntos.
  • Manejar esos espacios permite realizar un juego más seguro y consistente.
  • Al ser el centro y el medio de la pareja rival un hueco que “siempre esta libre” obliga a los rivales a mostrar mayor movilidad en la pista.
  • Si los rivales se encuentran en el fondo de la pista es donde mayor espacio libre vamos a encontrar.
  • También debes recordar que dirigir tiros al medio de los contrincantes genera confusión y muchas dudas sobre quién irá o debería ir a buscar esa pelota.
  • Con los rivales en defensa, la reiteración de pelotas al centro contribuye a que los rivales se junten un poco más de lo habitual, dejando así más espacios en los rincones y teniendo así más pista para poder dirigir las siguientes pelotas a aquellas zonas donde haya un mayor porcentaje de éxito y puntos ganadores.
 
En el lado de las desventajas tenemos que, manejar la bola sobre esas zonas de la pista aporta poco factor sorpresa al juego y si encima somos excesivamente reiterativos, los rivales se acomodarán a esos golpes y terminarán anticipándose a tus tiros muy fácilmente. Así que como todo en exceso suele ser perjudicial, hay que aprender a dosificar el envío de pelotas hacia el centro o el espacio libre manejando otras direcciones.
 
Sigamos avanzando y veamos ahora algunas referencias sobre hacia dónde apuntar…

La posición de los rivales en la pista y el hueco en el medio que existe entre ambos obviamente irá variando en función del lugar desde donde ejecutemos nuestro tiro, por lo que a continuación os doy algunas pautas para que tengáis un punto de referencia fijo que al menos asegure una buena dirección y buen resultado con tus tiros al medio.

1 - Cuando estemos en el fondo de la pista y los rivales en zona de ataque la red

El medio será la dirección que surja de trazar una línea imaginaria desde el lugar del impacto a la "T" del otro lado del campo (unión de las líneas que marcan el terreno de saque), o sea, la flecha amarilla que se ve en la foto.

 
2 - Cuando estemos en la zona de ataque en la red y los rivales en el fondo de la pista

Ahora la línea imaginaria que deberemos seguir para apuntar bien es la que surge de unir el lugar desde donde voleamos con la " T " del campo rival, o sea, la que muestra la foto con esa flecha amarilla.
 

Y ahora es cuando entra en juego el factor precisión, o sea, que por lógica, para poder enviar la pelota a ese centro o a los espacios libres que se van generando con el desarrollo del juego, es importante que el jugador tenga un buen control en el manejo de la dirección de los golpes. Así conseguirá que esos tiros al medio molesten y obliguen a los rivales a desplazarse. No hacerlo así servirá para dejar pelotas muy francas y de fácil resolución a tus contrincantes. Ten en cuenta que la pista es más bien pequeña y 1 metro de diferencia en la dirección que apliques a un tiro hay que considerar que es mucha distancia. Basta decir que a lo ancho la pista mide 10 mts. y que además hay 2 jugadores para cubrir ese espacio, por eso hay que “afinar” en los entrenamientos y ser exigentes cuando de apuntar a cierto lugar de la pista se trate.
 

Hagamos ahora referencia a la velocidad con la que ejecutar esos golpes al centro o a los espacios libres.

Cuando os encontréis en la zona de ataque en la red, las voleas deberán ser más bien lentas, como para que no tengan mucho rebote de pared, o si éste se produce que sea muy corto y/o, o sea, con la velocidad suficiente como para que esas voleas no puedan ser anticipadas fácilmente. Otra cosa será cuando nos llegue una bola muy asequible y fácil con la que intentemos cerrar el punto aplicando más potencia y velocidad al golpe.

Cuando estéis en el fondo de la pista, en zona de defensa, sí que toca darle algo más de velocidad a la pelota para que los rivales no tengan mucho tiempo para realizar su golpe y que así pueda la pelota superarles. Se podrán utilizar los efectos para manejar la bola, slice (cortado) para que cuando la pelota supere a los rivales tenga poco bote o incluso rebote si llega a contactar con la pared (como en una “bajada de pared”), y liftado (top) a media velocidad para que no haya rebotes peligros con los que nos puedan contra atacar.
 
 
Y de momento esto es todo, cerramos en este punto el primer capítulo de este artículo. 

En breve publicaremos la 2ª entrega en la que ya veremos algunos vídeos ejemplos prácticos para que observéis cómo llevan a la práctica los profesionales ese juego por el centro y hacia los espacios libres de tanta importancia en este deporte.

Mientras tanto, a practicar y...


¡¡¡ A DISFRUTAR JUGANDO AL PADEL !!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...