viernes, 17 de mayo de 2013

El rebote en el pádel y su uso táctico




En este nuevo artículo, hablaremos sobre el rebote en el pádel, un factor del juego del que hay diversidad de opiniones sobre su realización, utilización y además hace que el jugador tenga diferentes visiones sobre el la táctica de este deporte.

Para empezar, debemos tener claro qué significa rebote. Tras la búsqueda en un diccionario se encuentran 2 definiciones, las cuales creo que son las más importantes: "Botar la pelota en la pared después de haber botado en el suelo" y "Cambiar de dirección un cuerpo en movimiento tras chocar contra un obstáculo".


Pero en el pádel, este concepto se amplía un poco más debido a lo que se comenta por las pistas sobre los partidos profesionales y al final el concepto está pasando a ser "corta la bola todo lo que puedas, lo más fuerte que puedas, y además que no se levante ni un palmo del suelo después de tocar la pared". Este concepto va más ligado a la altura y velocidad de la bola.


Este nuevo concepto, hace que los jugadores se concentren más en arriesgar una bola y hacer un golpe increíble en vez de pensar dónde debería haber jugado la pelota, con qué fuerza y con cuánto, ahora sí, rebote.

Entonces se plantea otro concepto, ni mejor ni peor, sino distinto: "el rebote es la distancia a la que la pelota sale de la pared después de tocarla". En este concepto, la altura de la bola pierde importancia y la gana lo que se separa la pelota del cristal al hacer el 2º bote contra el suelo.



¿Qué aspectos positivos/negativos nos aportan cada tipo de rebote?











ASPECTOS POSITIVOS/ NEGATIVOS SEGÚN TIPO DE REBOTE





ALTURA/VEL. DE LA BOLA
DISTANCIA 2º BOTE













POSITIVO
NEGATIVO
POSITIVO
NEGATIVO














El rival deberá agacharse

El rival no se desplaza

El rival deberá desplazarse

El rival se agacha menos
















Poco tiempo de reacción

Nuestro golpe pasa muy cerca de la red

La bola muere en pistas mojadas

Poca velocidad, más tiempo de reacción para el rival













Dificulta lectura en dobles paredes








Tenemos poco control de bola

Mayor control de bola y seguridad







Si no la tiramos bien, el rival sale cómodo









Es difícil que salgan con un globo










El rival deberá decidir si la bola llega o no a la pared, o si va a morir












































Al primero de estos tipos de rebote (basado en la velocidad y poca altura), lo llamaremos a partir de ahora de TIPO A. Al otro tipo de rebote (basado en la distancia de la pared a la que pega el 2o bote), lo llamaremos de TIPO B.

Es muy probable que algunos de estos aspectos sobre el rebote ya los sepamos, aunque es más complicado saber en qué situación nos conviene un tipo de rebote u otro. 

El rebote a utilizar, dependerá de diferentes factores, algunos controlables y algunos no, como serían nuestras propias características como jugador, las del contrario, el momento o situación de partido, la meteorología, el tipo de pelota, de pista, etc... Pero sobre todo, la posición de los jugadores.

Pero de todos modos, y partiendo sobre la base de que es más efectivo jugar "tirando al hueco", siempre nos va a convenir más el rebote que dificulte en mayor medida las posibles acciones del contrincante. Veamos algunas simples situaciones:



En el GRÁFICO 1, podemos ver una situación en la que tenemos un claro pasillo para poder tirar nuestra volea. Sabemos que aunque el jugador adelantado tiene su derecha por esa zona, nos conviene jugar la pelota buscando el hueco. Pero claro, si jugamos una volea muy rápida y que escupa (TIPO A), es posible que la pueda sacar con la muñeca y no definamos el punto en ese golpe, a parte de tener posibilidades de cometer error debido al riesgo del golpeo. Por lo tanto, la mejor opción será jugar una pelota que le sobrepase pero que al llegar al cristal caiga (TIPO B), decantando el punto automáticamente a nuestro favor.


En el GRÁFICO 2, estamos en una situación en la que los rivales están en el fondo y podemos ver un pasillo claro en la zona de la derecha debido al desplazamiento de uno de los rivales. La mejor opción dependerá de si la bola nos viene a la volea de derecha o de revés. Probablemente lo más fácil de realizar sería una volea a la rejilla pero también tenemos la opción de volea rápida y con rebote (si nos toca volear de derecha), o jugar una volea corta/dejada (si nos toca volear de revés y tenemos suficiente dominio). En el caso de la volea a la rejilla y dependiendo de la altura de la pelota, podríamos jugarla más o menos fuerte.


Si jugamos la pelota al cristal de fondo del jugador de la derecha con un rebote TIPO A,  la pelota cada vez estará más lejos del rival, y no podrá alcanzarla. También podemos realizar la jugada hacia el jugador de revés y será igual o más efectiva. Por lo tanto, y considerando que volearíamos de derecha, el rebote más apropiado sería el de TIPO A en la mayoría de los casos.



En el GRÁFICO 3, estamos tratando la típica jugada en la que le queda un remate cómodo al jugador de la izquierda, por lo que los rivales se anticipan para cubrir la pegada por 3 metros y el derecha los posibles amagos. Entonces aquí podemos decidir entre 2 opciones: una opción TIPO A, rematando fuerte hacia el jugador retrasado (el de la derecha), o decidir hacer bandeja /amago (TIPO B) hacia el hueco, siendo complicado para el jugador de la derecha llegar y para el de la izquierda casi imposible, debido a que está corriendo hacia delante. En el 2o caso e imaginando que llegase el jugador de la derecha a devolver nuestra pelota, estaríamos en  una situación parecida al GRÁFICO 2, y deberíamos jugar bola rápida al cristal de fondo de la derecha, es decir, con rebote TIPO A, para que el cristal "escupa" y la pelota se aleje del jugador.


Una vez analizadas estas tres situaciones que se repiten encuentro tras encuentro, sólo animar a los jugadores a que utilicen tácticamente estos 2 recursos, siempre que se disponga de ellos con ciertas garantías de éxito.

Por lo tanto, y a modo de resumen, no es que un tipo de rebote u otro sea mejor que el otro, sino que todo depende de lo que necesitemos durante esa situación en concreto y en función de todos los aspectos (propios y externos) que envuelven la jugada. Esto hará que debamos pensar, no sólo en tirar a los huecos, sino de qué forma y en qué momento.

El pádel es un deporte realmente divertido pero al jugar analizando y planteando situaciones en las que debemos decidir entre varias opciones pasa de ser divertido a ser algo verdaderamente maravilloso.



1 comentario:

  1. Gran aporte el tuyo. Yo indicaría sobresaltar que es preferible golpear la bola con efecto cortado para que el rival tenga que defenderse, ya que cuando golpeamos de manera liftada la pelota suele salir alta al tocar la pared, pudiendo el rival pasar al ataque fácilmente. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...