jueves, 12 de septiembre de 2013

Pretemporada: La puesta a punto I


Como otro año más se acaban las vacaciones para la gran mayoría de las personas y empezamos la rutina diaria en la que, tanto como en nuestra vida laboral como a la hora de empezar a coger de nuevo nuestra pala, debemos empezar a hacernos a las sensaciones y situaciones que veníamos haciendo con tanta soltura antes del parón vacacional.

Durante estos capítulos en los que veremos como poco a poco vamos "cogiendo forma" para estar de nuevo a nuestro máximo nivel, os enseñaré la progresión y la importancia de ir aumentando progresivamente la carga de trabajo y de igual manera respetar los descansos apropiados, ya que son en estos periodos cuando se produce la supercompensación, la cual nos permite aumentar cada vez más la intensidad y la carga día tras día.




Lo primero que notamos una vez que cogemos la pala y entramos a la pista de pádel es el toque de la bola. Al principio nos crea esa ansiedad y enfados con nosotros mismos al fallar bolas o no golpearlas tan bien como hacíamos anteriormente y esto se debe al Principio del Desuso. Este principio hace referencia a la pérdida de habilidad motriz por falta de su utilización pero que simplemente volviendo a la práctica de la actividad volveremos a coger la habilidad de poner bolas donde queramos.

Para comenzar a recuperar la sensación de la bola en nuestra pala empezaremos realizando ejercicios simples cuya progresión deberá de ir siendo cada vez más complejas y a la vez que vayan sumándose nuevas habilidades, por lo tanto, entre una de las tantas posibles progresiones que seamos capaces de imaginar para llevarlas a cabo, os propondré la que yo normalmente utilizo en mis jugadores y jugadoras para comenzar a "rodar":


  1. Ambos jugadores/as en paralelo en el fondo de pista, deberán pasarse entre ellos la bola entre unas 50 y 80 veces cada uno procurando que caiga la bola en el cuadro de saque (en este ejercicio podemos variarlo de muchas maneras como por ejemplo que solo den derechas, o revés o que vayan alternando ambas).
  2. En la misma posición al fondo de pista, deberán jugar bolas que toquen siempre pared de fondo alrededor de unas 50 repeticiones.
  3. Ahora los jugadores estarán en cruzado y deberán seguir la misma progresión que anteriormente, unas 50 bolas dentro del cuadro y cuando lo consigan unas 50 tocando paredes (en este ejercicio se pueden buscar hacerlo mas complejo proponiendo que solo sean de fondo, dobles paredes o laterales.
  4. Uno de los jugadores en red, siguiendo la misma progresión, primero en paralelo y luego en cruzado, deberán de pelotear el mismo número de bolas sin fallar y buscando los mismo objetivos, unas 50 que no toquen pared y las otras 50 dando pared.
Estas progresiones las denomino "fijos" ya que son ejercicios muy simples cumpliendo repetitivamente un gesto y permiten al alumno/a o jugador/a coger más control de bola entre ellos que si lo hiciese con el monitor o entrenador/a, es un método que utilizo bastante tanto con mis alumnos de escuela ya que se les obliga a estar muy centrados en cada golpe y las bolas no les vienen tan fáciles como si se las pasara yo mismo. En cambio para jugadores/as de nivel sirve mucho para calentar o toma de contacto después de un periodo de inactividad.

 

 



Estudiante de CCAFyD en la UAM
Monitor de pádel en el School Padel Center
Preparador fisico de pádel
Graduado en Ciclo formativo superior TAFAD

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...