martes, 24 de diciembre de 2013

EL REMATE EN PÁDEL



El remate en pádel es el golpe que junto con la volea nos debe proporcionar los puntos una vez que hemos conseguido coger la posición en la red. Nuestro juego defensivo debe tener como objetivo el conseguir jugar la pelota de manera que nuestros adversarios se vean obligados a irse hacia atrás y nosotros tomemos la red para desde ahí definir los puntos. La colocación en la red dependerá de las condiciones de cada jugador pero siempre dentro de unos límites. 


Los jugadores más rápidos tienden a colocarse más cercanos a la red porque así volean mejor y no les supone demasiado problema retroceder cuando viene un globo, pero los jugadores más lentos o con menor anticipación tienden a colocarse más atrasados, pero nunca debemos colocarnos excesivamente pegados a la red ni tan atrasados que no podamos volear aceptablemente. 


La posición de espera es la misma que en la volea, pero atentos para desplazarnos lo antes posible y acomodarnos para realizar el golpe, y teniendo en cuenta que cuanto antes debemos ponernos de lado y retroceder así, ya que ganamos efectividad y tiempo. Daremos pasos de ajuste pequeños para intentar que la bola nos quede delante, ya que si nos queda en la vertical nuestra o por detrás el golpe se nos complica.

Si llevamos la pala preparada a la altura del oído derecho más o menos con el cuerpo girado como habíamos mencionado, la posibilidad de ejecutar un buen golpe aumenta por la preparación adecuada. Según como lleguemos a la pelota en el momento del impacto podremos ejecutar un remate más ofensivo o un remate de aproximación a la red para no perder la iniciativa. 

Para efectuar un remate menos ofensivo de cara simplemente hay que volver a la red y esperar acontecimientos, efectuamos un remate con la bola más alta o incluso en la vertical nuestra, intentando que casi nunca la bola esté por detrás de nosotros, y abrimos la cara de la pala pero menos que en el golpe anterior, golpeamos con menos fuerza y acompañamos más el golpe, buscando más profundidad hacia las paredes o las mallas, intentando sobre todo que no se nos anticipen y nos jueguen la bola de vuelta antes de haber recuperado la posición. Si terminamos el punto mejor pero recordemos que no es el objetivo de este golpe, también llamado a veces bandeja. 


Hay otro tipo de remate cuando el globo contrario queda corto, que consiste en pegarle fuerte a la pelota para que vuelva a nuestro campo o salga de la pista por los laterales de 3 metros en las pistas que los tienen así. Para ejecutar este golpe la técnica cambia y es similar al saque del tenis, ya que debemos meternos debajo de la pelota, e impactarla en el punto más alto que nos permita alcanzar nuestro brazo extendido, de manera que la pelota bote en el lado contrario un poco más allá de medio campo y luego impacte en la parte alta de la pared de fondo con lo que rebotará más que si incide de manera horizontal, y además ganará altura, siendo difícil de alcanzar por nuestros adversarios. 

Si estos golpes nos resultan demasiado avanzados para nuestro nivel de juego, empezaremos golpeando con la bola más alta y ajustando el golpe para acostumbrarnos, y poco a poco iremos desplazándonos mejor hasta conseguir dejar la bola más baja en el lugar correcto para ejecutar los golpes aquí descritos.

Fuente consultada: Pádel Marca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...