lunes, 16 de diciembre de 2013

El UMBRAL DE RENDIMIENTO del jugador de pádel. ¿Entrenar para el presente o para el futuro?


En este deporte, la mayoría de los jugadores que entrenan con cierta frecuencia deben trabajar con objetivos. Para algunos, el objetivo simplemente es ganar la partida semanal con los amigos pero para otros es conseguir alcanzar su máximo nivel de juego. En este artículo trataremos de averiguar cómo afecta el tipo de entrenamiento al umbral de rendimiento del jugador de pádel.

Como todo el mundo sabe, entrenar sin ningún objetivo no tiene sentido. Dicho objetivo no tiene que ser necesariamente un objetivo competitivo, sino que también puede ser lúdico, social o simplemente para realizar una actividad física. Pero en el ámbito competitivo, tanto amateur, menores como profesionales, los objetivos van muy ligados al rendimiento en el juego y, por lo tanto, los entrenamientos deben ir más encaminados hacia esa finalidad.

Pero claro, dependiendo de cada persona y sus inquietudes, sus objetivos pueden variar entre intentar ser un jugador del WPT o ganar los torneos de 3a categoría regional, así que el entrenamiento tiene que ser distinto para cada jugador.


Aún así, existen una serie de limitaciones a esos "sueños" u objetivos, como podrían ser la capacidad económica de cada jugador, su estado físico, su implicación en los entrenamientos, el trabajo del entrenador y la paciencia. Con el tiempo, las cosas salen. 

Así pues, nos podemos encontrar con diferentes perfiles de personas, para los que debemos elaborar o adaptar un entrenamiento que lleve a la consecución de sus objetivos. El límite es su umbral de rendimiento, el máximo al que podrá llegar. Nuestro trabajo es intentar que el jugador se aproxime a ese máximo planteando los entrenamientos adecuados para conseguirlo o incluso hacer que dicho umbral vaya aún más allá.

EN MENORES

Debemos diferenciar los niños con ganas de competir de los que no tienen esa ambición. A partir de ahí, tendremos que exigir el 200% a los niños de competición en los entrenamientos, siendo totalmente meticulosos y sin negociar ningún aspecto, ya sea empuñadura, golpe cortado en vez de plano, juego de pies, etc. 

En este apartado, nos centraremos en el objetivo final (llegar al WPT, por ejemplo) y para ello trabajaremos con el medio y largo plazo, no dando tanta importancia a los resultados actuales sino más bien a crear un jugador que vaya creciendo por el camino que nos interesa. Pulcritud con la técnica y táctica, cueste lo que cueste.

Si se pretende llegar a lo más alto, hay que hacer las cosas de la manera más rigurosa posible. Resultados a medio/ largo plazo.

En cambio, con los niños con menos interés en competir, debemos ser exigentes de otro modo, dando prioridad a que se lo pasen bien y disfruten de un deporte que quizá jueguen el resto de su vida. Para ello, debemos proporcionarles ciertas herramientas técnicas y tácticas pero sin ser tan exigentes como con los chicos de competición. Además, nunca se sabe cuando un niño de este tipo de escuela pasa a estar motivado para competir y decide dar el salto.

No obstante, cabe destacar que en la competición de menores existe también el entrenamiento que sirve a corto plazo y que da muchas alegrías al principio aunque luego lleve irremediablemente a la famosa y temida frase: "Es que mi hijo/a está estancado"

Un claro ejemplo sería el del entrenador que sólo enseña a rematar fuerte a un niño con potencia y se olvida de que en unos años todos pegarán fuerte y lo que marcará la diferencia será todo lo demás. Ahora bien, este niño, que ha ganado varios torneos de menores, pasará a no ganar nunca más por no haber tenido una base tan sólida como los demás, es decir, su rendimiento era mayor pero su umbral muchísimo menor.

EN ADULTOS

Dependiendo de las inquietudes de cada jugador, deberemos ser más o menos exigentes siempre buscando llegar al objetivo que tiene el alumno. De este modo, no enseñaremos a jugar sin la muñeca a una persona de 50 años que venga del squash, ni a sacar bolas por tres metros a otra de 60 que sólo quiere ganar la partida de los viernes. Su umbral de rendimiento se rebaja debido a sus particularidades (edad, físico, lesiones, ilusión y ganas de aprender...), por lo tanto, hay que adaptarse a ello.

Imaginemos una señora que lleva 20 años jugando y coge la pala con empuñadura "de sartén":
 ¿Mejoraríamos su juego con un cambio de empuñadura?
 Seguramente no, ya que quizá jamás se adapte a la nueva empuñadura y no vuelva ni tan siquiera a su nivel inicial de juego. En este caso, intentaríamos sacar el máximo provecho al juego que ya tiene, gestionando mejor sus golpes. 

Pero no todo está perdido, ya que también hay adultos que son capaces de mejorar técnicamente y están dispuestos a darlo todo por conseguirlo. Cuando este tipo de alumno pasa de hacer un golpe totalmente descontrolado a realizarlo de manera fluida y cómoda es muy gratificante, aunque le haya costado 3 meses aprenderlo. En estos casos, siempre que el entrenador lo considere oportuno y que vaya a valer la pena, se debe ser escrupuloso e intentar que la mejora técnica aproxime al alumno a un umbral de rendimiento mayor.

QUÉ TRABAJAR Y CUÁNDO AUMENTARÁ NUESTRO RENDIMIENTO

  • Técnica básica: corto plazo.
  • Técnica avanzada: medio/ largo plazo.
  • Táctica básica: corto plazo.
  • Táctica avanzada: medio/ largo plazo (depende del nivel inicial del jugador).
  • Trabajo coordinativo: medio/ largo plazo.
  • Trabajo físico: corto/medio/largo plazo.
  • Trabajo psicológico: medio plazo.

En este gráfico, veremos las evoluciones de dos jugadores imaginarios en función del tipo de trabajo y sus respectivos umbrales de rendimiento, considerando el 10 un nivel próximo al WPT:


En el gráfico podemos observar la tendencia del jugador 1 a subir muy rápido de nivel pero estancarse en el nivel 6 y un jugador 2 que ha trabajado la base mucho mejor y ha subido de nivel como la espuma, aunque más tarde, hasta el nivel 10.

El jugador 1 sería el ejemplo de una persona que aprende a jugar con empuñadura de sartén, con un rendimiento alto al principio pero con limitaciones (umbral de rendimiento bajo).

Esto no significa que el jugador 1 ya no pueda llegar al nivel 10, sino que éste deberá trabajar y cambiar muchos aspectos del juego para tener posibilidades de llegar a lo más alto. Haciendo dichos cambios, el jugador normalmente pasa una etapa en la que su nivel de juego baja (año 4-6) pero finalmente termina jugando mejor (ver tendencia).

En este caso, el jugador 1 sería la misma persona que  decide cambiar de empuñadura y durante un tiempo juega peor, aunque en el futuro acabará jugando mejor.

Ver gráfico:



Desde aquí planteo a todos los jugadores y entrenadores que piensen hasta dónde quieren llegar y qué están dispuestos a sacrificar para hacerlo, sabiendo que cuanta más PACIENCIA Y ESFUERZO se tenga, mayor será el UMBRAL DE RENDIMIENTO, ya que el trabajo más avanzado es el que se nota a largo plazo. 

Esto me recuerda lo que un gran entrenador dijo una vez: "Yo me encargo de plantar todas las semillas en el campo, y pasado un tiempo, empiezan a crecer".

Para finalizar os dejo un vídeo de Fernando Belasteguín... Dar el máximo, es lo mínimo...



3 comentarios:

  1. Felicitaciones Arnau! Muy bueno y no había visto el video de Bela que esta muy bueno y aparte que es tal cual como es el Bela. Me alegra mucho que sigas con iniciativas y seguramente podrás tener la satisfacion de que chicos de la Isla que entrenes lleguen a ser grandes jugadores el dia de mañana. Abrazo. Nito Brea

    ResponderEliminar
  2. Gracias Nito, espero que todo te este yendo muy bien y enhorabuena por tus éxitos y los de tu hija. Nos vemos pronto maestro.

    ResponderEliminar
  3. Impresionante artículo Arnau, no lo habíamos visto pero a pesar de tener un par de años sigue siendo perfectamente válido. Más que nunca viendo los últimos resultados de Bela y Willy Lahoz. Probablemente no son los mejores en nada pero son conscientes de sus limitaciones para dar su todo y conseguir resultados increíbles. Saludos!

    ResponderEliminar

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...