jueves, 12 de diciembre de 2013

Pádel y masa muscular. Entrenamiento de hipertrofia


¿Os imagináis a una pareja de pádel formada por estos dos de la foto? El de la gorra jugando en la derecha, y el de la camiseta blanca en el revés. En principio, basándonos solamente por su físico deberían ser una pareja muy potente, debido a su gran masa muscular. Pero, ¿cómo influye la hipertrofia o aumento de masa muscular en el pádel?

¿Interesa que el jugador de pádel tenga mucha masa muscular? ¿La masa muscular está relacionada con el remate de potencia? ¿Si me dedico en el gimnasio a realizar entrenamientos de hipertrofia estaré más rápido de piernas en la pista y mis golpes (remates, voleas, bandejas...) serán más fuerte? En las siguientes líneas trataremos de dar respuesta a estas preguntas.



Todavía no he llegado a ver a gente como los de la foto en una pista de pádel pero sí he visto a hombres con una gran masa muscular diciéndole al compañero que él tiene que jugar en el revés porque tiene más fuerza. El resultado, el "fuerte" pegándole a todas la bolas y sin traerse ninguna a su campo. ¿Cómo es posible? Si tiene un brazo muy musculado... 


El tener una gran masa muscular no es un factor positivo en el pádel, es más, perjudica y penaliza más que aporta. La hipertrofia muscular no está relacionada directamente con la potencia muscular, son dos conceptos diferentes. A grosso modo, y sin entrar en detalles, la hipertrofia muscular es el aumento del tamaño de las fibras musculares, y, por lo tanto, el aumento del volumen de los músculos.

Es decir, el objetivo de un entrenamiento de hipertrofia es el de aumentar el tamaño de nuestras fibras musculares. Con este tipo de entrenamientos no vamos a desarrollar grandes picos de fuerza máxima ni vamos a conseguir potencia específica para jugar al pádel, tan solo un cuerpo muy grande y musculado.

Hipertrofia muscular y pádel 

Analicemos el pádel y su relación con la hipertrofia muscular. El deporte del pádel es un deporte en el que no hay contacto físico con el oponente. Cada pareja juega en su lado de la pista y en ningún momento hay carga ni contacto con el rival. Por lo tanto, si lo abordamos desde ese punto de vista no interesa que los jugadores tengan grandes volúmenes porque no necesitan utilizar su cuerpo para ganar un rebote (baloncesto) o para hacer un bloqueo (balonmano).

Además, el pádel es un deporte en el que estamos continuamente en movimiento, la bola se mueve rápidamente de un lado al otro de la pista y el jugador está en todo momento desplazándose. Todos esos movimientos los hacemos cargando con nuestro peso corporal, cuanto más peso corporal tengamos que desplazar más trabajo nos costará y más lento será el movimiento.


Así pues, si lo analizamos desde este otro punto de vista tampoco nos interesa una gran masa muscular para jugar al pádel, ya que tenemos que movilizar un peso extra de músculo que no nos va aportar nada positivo. Aunque existe una correlación entre ambos, la masa muscular no significa necesariamente más fuerza.

Fuerza relativa y potencia muscular

¿Qué nos interesa como jugadores de pádel? La clave está en la fuera relativa y la potencia muscular. La fuerza relativa es la fuerza de una persona en relación a su peso corporal. Es decir, una persona con mucha fuerza muscular pero sin tener gran masa muscular. Sus músculos son fuertes pero no voluminosos.

La potencia muscular es la capacidad de una persona para realizar la mayor fuerza posible en el menor tiempo. Estamos relacionando fuerza y velocidad.  Un claro ejemplo de potencia es el saltador de longitud, tiene que desarrollar grandes niveles de fuerza en un tiempo mínimo. En anteriores artículos hemos visto cómo entrenar la potencia del tren superior y cómo entrenar la potencia del tren inferior.

¡Pues eso es justo lo que necesitamos para jugar al pádel! Personas con una gran fuerza relativa y mucha potencia muscular. Jugadores sin una gran hipertrofia pero con músculos fuertes y potentes. Tenemos que encontrar el equilibrio para tener un cuerpo tonificado con la mayor fuerza posible que tenga la menor masa muscular.

Obviamente, sin llegar a ser perjudicial ese mínimo de masa muscular, ya que un déficit de masa muscular puede repercutir negativamente en la potencia muscular y en la aparición de lesiones, de ahí que sea necesario buscar ese equilibrio atendiendo a las características morfológicas de cada sujeto.

Para entender mejor el concepto de fuerza relativa os dejo este vídeo del entrenamiento de Frank Medrano basado en ejercicios calisténicos, aquellos que se realizan con el propio peso corporal. ¿Os imagináis a algunos de los culturistas que hemos visto al principio realizando estos ejercicios? Lo veo imposible que puedan hacer eso con tanta masa muscular... pues en la pista de pádel pasaría igual.


1 comentario:

  1. Impresionantes ejercicios!
    En algunos hasta parece que hay "truco", como en la magia; especialmente en aquellos que "baja o sube escalones" en el aire.

    ResponderEliminar

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...