miércoles, 4 de diciembre de 2013

Pasar al ataque desde el fondo en el pádel


En muchas ocasiones, no es suficiente con mantenernos a la defensiva y esperar el error del rival. Por eso, vamos a ver cuáles son las posibilidades que tenemos de pasar al ataque no solo cuando estamos situados en la red sino también desde el fondo, ya que existen multitud de posibilidades.


Esta táctica de juego es excelente para aquellos jugadores que poseen una excelente volea, sobretodo si son capaces de ejecutarla lejos de la red. Por otro lado, es ideal para un perfil de jugador cuya condición física es limitada, como por ejemplo jugadores de edad avanzada, y no son capaces de jugar al ataque en la red de manera eficaz, ya que se requiere una buena forma física debido a la necesidad en muchas ocasiones de retroceder ante un globo del rival por ejemplo.

En cuanto al perfil ideal de los rivales sobre los que aplicar este tipo de táctica, serían aquellos que basan su juego en una posición defensiva, ya que es algo que hacen muy bien jugando desde el fondo, siendo muy difícil ganar un punto desde la red. Por lo tanto, debemos intentar atraerlos hacia la red y atacar desde el fondo sobre sus voleas y remates, sus puntos débiles.



Para llevar a cabo esta táctica, tenemos tres formas de hacerlo:
  1. Jugar pelotas rápidas.
  2. Subir con golpes cortos, bajos y lentos.
  3. Subir a volear el remate del rival.

1. Jugar pelotas rápidas


Nuestro objetivo aquí es pasar a nuestros rivales, o bien forzarlos a ejecutar una mala devolución que nos permita pasar a volear. Para ello, los golpes que utilizaremos en esta situación serán la derecha o el revés plano o liftado (variando direcciones o al cuerpo) ejecutados con gran firmeza, y por otro lado podremos emplear la salida de pared alta en cuanto tengamos oportunidad (tras un rebote alto en la pared) ejecutando un golpe plano o cortado con mucha velocidad.


Dicho esto, algo muy a tener en cuenta es que tras el golpeo, no debo ir a buscar la red inmediatamente, ya que seguramente no nos de tiempo debido a la velocidad de la bola. Por lo tanto, al golpear nos paramos brevemente y observamos la respuesta del rival. Esta puede ser que ejecute una buena volea, por lo que al estar situados en el fondo de la pista podremos recuperar la pelota. O bien, nuestro oponente puede ejecutar una mala volea (alta y flojita), aprovechando nosotros para dar un paso adelante y realizar una volea a la altura de la línea de saque como golpe intermedio (siempre que sea bueno) para subir a la red.
A parte de esto, otra posibilidad es que nuestros oponentes no sean capaces de bolear y traten de recuperar la bola tras la pared, es aquí donde subiremos los dos a la red y trataremos de definir el punto.

2. Subir con golpes cortos, bajos y lentos.


El objetivo con este tipo de golpeos, es evitar que el rival pueda volear por encima de la red de manera ofensiva, y por otro lado que nos dé tiempo de subir a la red y colocarnos en una buena posición de ataque. En esta ocasión si que subiremos a la red inmediatamente después de golpear, ya que la velocidad de la bola nos lo permite. 


3. Subir a volear el remate del rival.


Esta es la opción más complicada ya que requiere de gran decisión, velocidad, una gran volea y reflejos. Es viable utilizarlo cuando juguemos contra rivales con un remate débil (tipo bandeja, muy seguros) y con pocas alternativas ante globos largos. En este contexto, podremos tener la posibilidad de subir a volear el remate del rival tras haber realizado previamente un buen globo que obligue a nuestro oponente a rematar de forma muy incómoda. Es muy importante ser decididos y subir a la red detrás de nuestro globo ya que debo volear muy cerca de la red. Es fundamental observar el juego del rival durante el partido para poder anticipar la pelota que jugará.


Si te ha gustado este artículo también te puede interesar:




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...