jueves, 16 de enero de 2014

Cómo recuperarse físicamente entre partido y partido durante un torneo de pádel


A menudo veo como jugadores que están disputando un torneo de pádel pierden uno de los partidos finales por no estar físicamente bien. Las piernas no responden, el brazo pesa como si tuviéramos una pala de plomo y la cabeza no consigue gestionar y elegir la jugada correcta. Todos esos fallos son ocasionados por un agotamiento físico debido a la fatiga que provoca jugar varios partidos en poco tiempo.

Apenas hay descanso. En muchas ocasiones, y por culpa de una mala organización, los jugadores tienen que jugar dos partidos seguidos casi sin tiempo ni  para cambiarse de camiseta. Otras veces se juegan tres partidos en un día y al siguiente se tiene que disputar la final. Partidos largos, muy físicos. Por eso, hoy trataremos de ver cómo recuperarse físicamente entre partido y partido durante un torneo de pádel.


De hecho, una de las novedades del World Padel Tour ha sido la inclusión de las finales a 5 sets. Decisión que no ha gustado nada a los jugadores profesionales. Después de varios partidos muy intensos y físicos para llegar a la final, hay que jugar la final a 5 sets, con todo el cansancio y fatiga acumulada y con la tensión y estrés que supone una partido de ese calibre. Sin ir más lejos, en la final del último Máster del año, Fernando Belasteguín se retiró por una lesión de fascitis plantar. Más tarde reconoció que jugó infiltrado y que la anestesia no le iba a durar un partido tan largo.  

En un único partido un jugador que está mal físicamente puede disimular su carencia física con otros recursos técnicos-tácticos. En cambio, un jugador que no tiene una buena condición física difícilmente podrá completar un buen torneo, al final su mal estado de forma saldrá a relucir repercutiendo negativamente en su juego y en sus golpes. 



CONSEJOS PARA RECUPERARNOS ENTRE PARTIDO Y PARTIDO

1. Recarga los depósitos de glucógeno

Después de un esfuerzo intenso como un partido de pádel, es muy importante recargar los depósitos de glucógeno de nuestro cuerpo. Con el partido se han vaciado y tenemos que llenarlos rápidamente, pero no vale cualquier alimento para ello. Si tenemos un partido en pocas horas es importante cuidar la alimentación post-partido. 

Tenemos que elegir alimentos con un índice glucémico medio-alto. Dentro de estos alimentos podemos elegir desde una bebida isotónica, fruta fresca, barritas energéticas o pasta y cereales. Lo ideal es tomarlos transcurrido poco tiempo después del esfuerzo. 


2.  Recupera los líquidos perdidos

Al igual que con la alimentación, es muy importante reponer inmediatamente los líquidos perdidos durante el partido para poder rendir al máximo en el siguiente. Aunque en los periodos de descanso durante el partido tenemos que hidratarnos es inevitable que necesitemos llevar a cabo una buena rehidratación al finalizar el encuentro.  

Para ello, podemos tomar una bebida isotónica para reponer adecuadamente los líquidos perdidos. Asimismo, tenemos que tomar agua bien fría, sin llegar a estar helada, y en pequeños sorbos de manera continuada. Los expertos recomiendan beber 1,5 litros por kg. perdido durante el partido. 


3. Elimina las sustancias de desecho de tus músculos.
Cuando realizamos un esfuerzo físico intenso acumulamos en los músculos sustancias de desecho que se van eliminando poco a poco. Existen diferentes técnicas para eliminar rápidamente esas sustancias de desecho. Por un lado podemos realizar baños de contraste en la ducha, que consiste en alternar pequeños baños de agua caliente con otros de agua fría para favorecer el riesgo sanguíneo.

Justo al terminar el partido, y después de los estiramientos, es bueno aplicar hielo en aquellas zonas que sean más propensas a lesionarse y a cargarse. La crioterapia ayuda a acelerar la recuperación muscular. Además, el hielo es considerado un excelente antiflamatorio natural.



4. Realiza estiramientos

Los estiramientos son un magnífico medio para favorecer el flujo de sangre de los músculos. Después de cada partido hay que dedicar unos minutos a estirar bien toda la musculatura del cuerpo, sobre todo aquellos músculos que intervienen más en el pádel. No nos podemos olvidar estirar cuádriceps, isquiotibiales, glúteos, abductores, pectorales, hombros y antebrazos.



5. Échate la siesta

Echarse la siesta nos va a ayudar a recuperar todo el organismo. Durante el descanso se regenera todo el daño muscular producido por un intenso partido. Además de recuperarnos muscularmente, una buena siesta nos sirve para despejarnos mentalmente y liberar toda la tensión de un torneo.

No debemos abusar de la siesta. Una buena siesta regeneradora no debe superar la hora de tiempo, entre los 20-40 minutos es lo ideal. Tenemos que tener en cuenta cuándo jugamos el siguiente partido, para que tengamos tiempo suficiente para activarnos.


6. Favorece el retorno venoso

El retorno venoso es la tasa de flujo sanguíneo de vuelta al corazón. Un ejercicio muy bueno que realiza a la perfección esta función es el de colocar las piernas en alto, por encima de la cabeza. Tan sencillo como colocar las piernas sobre la pared y sentir cómo la sangre fluye de vuelta al corazón. Una sensación muy placentera.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...