miércoles, 12 de febrero de 2014

Pádel y diabetes


La diabetes mellitus tipo 2 es una enfermedad en la que el páncreas puede generar o no insulina, pero en la que, independientemente de que lo haga o no, el cuerpo es incapaz de utilizarla correctamente. Por norma general, este es un tipo de diabetes que afecta a los adultos, aunque, en los últimos años, se ha extendido en gran parte a la juventud y la niñez, dado que los niveles de obesidad en estas edades ha aumentado considerablemente.

Una de las mejores formas de controlar este tipo de diabetes es mantener una vida sana y saludable, con el fin de reducir los desajustes hormonales (aunque éstos no llegan a desaparecer). De esta forma, además, reduciremos los riesgos de sufrir otras enfermedades derivadas del sobrepeso y la obesidad. Pádel: una gran elección para combatir la diabetes.


En este sentido, la realización de ejercicio contribuye muy notablemente a llevar un estilo de vida saludable. El pádel, en especial, nos permitirá ejercitar todo el cuerpo. El hecho de tener que correr tanto como en el tenis, pero, además, tener que controlar los botes y rebotes de la pelota, nos permitirá rebajar nuestro peso y mantener una gran actividad física.


De esta forma, rebajando nuestro peso y consiguiendo una mejor condición física, reduciremos el riesgo de sufrir diabetes si es que no la sufrimos, y, en caso de que sí la suframos, podremos mejorar nuestra vida diaria, lo que se traducirá en mayor facilidad a la hora de controlar nuestros niveles de glucosa e insulina.

Por otro lado, el pádel puede servirnos para acabar con esa sensación de soledad que, en no pocas ocasiones, originan las enfermedades crónicas. Por ejemplo, podríamos ponernos en contacto con otros diabéticos con el objetivo de jugar al pádel o, incluso, organizar torneos. En este último sentido, no sólo podrías mejorar tu condición física, mental y emocional, sino que, además, podrías conseguir financiación para destinarla, por ejemplo, a la investigación de la diabetes. 

Por último, otra de las grandes ventajas del pádel es que es un deporte en el que se trabaja en equipo. Por lo general, tendremos una pareja con quien compartiremos nuestra mitad de la pista, y tendremos que tratar de ganar a la otra pareja. Sea ese compañero nuestro diabético o no, nos servirá para darle naturalidad a la enfermedad, ya que podremos hablar abiertamente de ella y la relación que guarda con el hecho de que estemos haciendo pádel y no otra actividad.



 De esta forma, ampliaremos nuestros círculos sociales y daremos a nuestra enfermedad un estatus de normalidad al compartir nuestras experiencias con otros diabéticos o gente que no la padece. Esto, sin duda, nos servirá para sentirnos más cómodos y, como es bien sabido, una mayor predisposición mental, se ve traducido en una mejor calidad de vida.

Esperamos que estos pequeños consejos y recomendaciones acerca de por qué practicar pádel puede ser interesante para aquellas personas enfermas de diabetes te hayan ayudado a decidirte a practicar este deporte (u otro semejante) para mejorar tu calidad de vida. 

Si te ha gustado este artículo también te puede interesar:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...