jueves, 16 de octubre de 2014

La dejada en el pádel


La dejada, como su propio nombre indica, consiste en “dejar” la bola muy próxima a la red golpeándola con la mínima potencia con el objetivo de frenarla y que ésta bote lo mínimo posible. Para ejecutar este golpe es necesario poseer un cierto nivel técnico, de habilidad y además saber cuál es el momento adecuado para ejecutar este golpe.

Este recurso suele realizarse cuando nos encontramos próximos a la red y nuestros rivales están en el fondo, también podemos aprovechar la falta de rapidez de nuestros oponentes y para abrir espacios y descolocar. Puede ejecutarse por medio de una volea, o bien a través de un golpe de derecha o revés después de que la bola bote en el suelo.

Ejecución técnica

En cuanto a la preparación, ésta va a ser igual que para un golpe de derecha o revés (excepto para la volea), con esto engañaremos al rival haciéndole creer que ejecutaremos un golpe normal. Una vez dirigimos la pala hacia delante, esta llevará una velocidad decreciente con el objetivo  de que en el momento del golpeo amortigüemos la bola, frenándola. El recorrido del acompañamiento es muy corto (cerca del cuerpo) para darle la mínima profundidad posible a la bola. Por lo tanto, aquí la terminación como la conocemos se elimina.

Además de ésto, si le imprimimos un efecto cortado, esta será mucho más efectiva ya que haremos que se frene más y que bote menos (y posiblemente con retroceso).

Momento idóneo

Este tipo de golpe debe ser ejecutado en situaciones favorables, tanto en lo referente al marcador (clara ventaja) como nuestra posición en la pista (cómoda). La dejada no deja de ser más que un recurso para sorprender a nuestros rivales, por lo que en estas circunstancias puede ayudarnos a ganar algún punto. Para ello, como hemos dicho antes, debemos mantener a los rivales en el fondo de la pista y saber lo rápidos que son para valorar la posibilidad de que lleguen a nuestra dejada.



Nuestro rival llega a la dejada

Aquí debemos observar en qué condiciones llega para impactar la bola (poco o muy forzado) y a la altura a la que la golpea. En el caso de que llegue poco forzado y con la bola alta, es muy probable que trate de atacar la bola, por lo tanto deberemos mantenernos en la posición de volea tratando de cerrar al máximo los espacios. Por el contrario, si nuestro rival llega forzado y tiene que golpear una bola baja, seguramente opte por ejecutar un globo, por lo que deberemos estar preparados para salir rápido hacia atrás. Además de esto, es muy común que nuestro rival ejecute una contradejada.

Últimos consejos

Como dijimos antes, este golpe se utiliza para sorprender al rival, por lo que deberemos “esconder” nuestras intenciones lo máximo posible. Además, no podemos abusar de este ya que perdería efectividad al reducirse el factor sorpresa.

En relación con la ejecución, se debe realizar con la musculatura relajada para una buena “amortiguación” y darle la imprimirle la mínima fuerza necesaria.

Por lo tanto,  la dejada debes reservarla para momentos puntuales con el objetivo de cambiar el ritmo del puto, sorprender al rival y tratar de obtener una clara ventaja o ganar el punto.
Para finalizar, os dejo con un excelente vídeo del programa World Padel Tour, subido a Youtube por nuestros compañeros de PadelGood, donde Miguel Sciorilli, con la coloaboración de Fede Quiles, nos explica este golpe:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...