lunes, 13 de abril de 2015

Práctica del padel y mujer







Trataré a continuación varios temas relacionados con la salud de la mujer y que influirán en el normal desarrollo de la práctica deportiva. Al tratarse de aspectos generales para todo tipo de deporte, podrán ser aplicados para la práctica del pádel, y daré indicaciones más precisas si procediesen en cada caso.

Los dolores musculares y articulares afectan a mujeres y hombre de igual manera, pero la fisiología femenina las hace más propensas a sufrirlos en alguna de las etapas de la vida. Y así entramos a hablar de dos etapas muy importantes en la vida de la mujer.



EMBARAZO

Aumento perímetro abdominal, musculatura y articulaciones se van adaptando son algunas de las modificaciones morfológicas que, por ejemplo, producirán cambios en el complejo lumbar-pélvico, y generaran lumbalgias y ciatalgias. De este modo simplemente el caminar o el estar de pie puede llegar a ser bastante molesto. Quiere esto decir que no debemos de hacer deporte? NO. Pero sí se deberá adaptar la práctica deportiva al estado físico de la futura mamá.






Para comenzar deberemos de hacer fisioterapia de preparación al parto, lo cual no solo aportará beneficios para el embarazo y parto sino que también para la recuperación posterior. Se realizará además actividad física suave y moderada y/o alguna actividad especialmente diseñada para esa etapa, como por ejemplo yoga o pilates para embarazadas, matronatación, talleres de flexibilización,...

El pádel durante el embarazo no está aconsejado ya que aparte de que sería un generador de lesiones, lo más importante, pondría en peligro la salud de la madre y el feto. Deberemos optar como se explicaba más arriba por otro tipo de actividades físicas.


MENOPAUSIA

Se trata de otro periodo importante de la vida de la mujer y a diferencia del anterior, que no todas las mujeres pasarán por él, esta etapa será inevitable. En esta etapa de nuevo hace falta adaptar la practica deportiva, pero en ningún caso significa que haya que interrumpirla o disminuirla. En todo caso mas bien todo lo contrario, hay que potenciarla introduciéndola como una rutina más de la vida diaria. Actividades aeróbicas, actividades que trabajen la fuerza y una variedad de deportes pueden de ser practicados sin miedo y como parte de la mejora de la salud.

Durante la menopausia la práctica del pádel estará totalmente aconsejada, si bien se recomendaría conjuntarlo con otras actividades físicas y deportivas, que la complementen. Una actividad muy interesante es la practica de ejercicios de fuerza. Estos ejercicios, además de ayudar a estar mejor físicamente para jugar al pádel, frenarán los procesos de desmineralización ósea tan comunes en la menopausia.






INCONTINENCIA URINARIA


Hablaremos ahora de un tema que preocupa a muchas mujeres; la incontinencia urinaria, esto es la pérdida involuntaria de orina, que constituye un problema higiénico y social para la mujer. Aunque puede afectar a ambos sexos, se produce más frecuentemente en la mujer, por razones anatómicas, vasculares y, en su caso, por el embarazo y parto. El tipo más común es la incontinencia de esfuerzo, que aparece durante la tos, el estornudo o el ejercicio físico.

Cada vez mas estudios hablan sobre la práctica deportiva como factor desencadenante de incontinencia urinaria. Estos estudios han demostrado una alta prevalencia en mujeres deportistas nulíparas (que no han tenido hijos), lo cual descartaba el parto como factor causante de la incontinencia. 

Además de mayor prevalencia en mujeres deportistas frente a mujeres sedentarias. También se considera demostrado mayor incidencia entre las mujeres que practican deportes de “alto impacto”, que son los que implican choques repetidos contra el suelo (running, deportes que conlleven saltos, pádel..).






Este tipo de incontinencia provocada por la práctica deportiva es debida a una suma de factores; estos impactos someterían a las estructuras (ligamentos, músculos, fascia...) que componen el suelo pélvico a un mayor estrés, alteraciones de la estática pélvica, aumento de la presión intraabdominal, debilidad de la musculatura del suelo pélvico.

Todo ello hace que el suelo pélvico tenga que soportar grandes fuerzas y tensiones provocando las pérdidas de orina durante la práctica deportiva pero no en la vida diaria. Esto conlleva, en muchos casos, el abandono de la actividad y ésta no es la solución. Con una adecuada evaluación previa por parte de un profesional y un correcto programa de fortalecimiento de la musculatura del suelo pélvico, se evitará la aparición de este problema. Por tanto, una incontinencia urinaria no debería de ser impedimento para poder disfrutar cualquier de la actividad deportiva.

En el pádel debido a los impactos contra el suelo y a la solicitación de la musculatura del tronco necesaria para su práctica, habrá que tener en cuenta esta patología. Sin embargo, con un buen fortalecimiento de la musculatura del tronco y del suelo pélvico debería de bastar para prevenirla. Y en caso de producirse, se deberá de acudir al fisioterapeuta para que haga una evaluación del problema y nos paute el tratamiento adecuado. Por tanto, es un deporte que se puede practicar sin ningún miedo.


MENSTRUACIÓN


Trataremos ahora sobre otro proceso fisiológico exclusivo de la mujer, la menstruación. ¿Afecta la regla para la práctica deportiva?, la respuesta es ¡Sí! Ahora bien, a pesar de las molestias e inconvenientes (menores o mayores dependiendo de cada mujer), la menstruación es muy importante ya que regulará el sistema hormonal de la mujer.

No es extraño incluso que, en periodos de alta carga de entrenamientos o de mucha exigencia física mantenida en el tiempo, ésta deje de venir. Esto se produce como un mecanismo de protección del propio cuerpo para disminuir el gasto y por el aumento de producción de testosterona. Esta situación, llamada amenorrea, mantenida en el medio y largo plazo, podrá crear graves perjuicios para el organismo, desde la alteración del sistema hormonal hasta procesos osteoporoticos. así, de producirse se debe de acudir al ginecólogo para que nos indique cual es el mejor tratamiento.

Como comentaba antes a cada mujer le afecta de distinta manera, pero sí que hay algunos trastornos comunes. Y sobre ellos trataremos de influir para disminuir los inconvenientes que produce. La fase premenstrual es la fase de la hormona progesterona, que es la que hace que disminuya el rendimiento, y que aumenta su concentración hasta que baja la regla. Es en estos días cuando hay que bajar el ritmo y carga de entrenos, tomárselo con calma y aprovechar para programar descansos o tareas alternativas.







Posteriormente en la fase menstrual, la concentración de progesterona irá disminuyendo progresivamente, pero la pérdida de sangre influirá en presión sanguínea y concentración de hemoglobina haciendo que se recuperé el rendimiento poco a poco. Continuar con actividad y controlar la alimentación será muy importante en esta fase. La siguiente fase, la postmenstrual, es la de la hormona estrógeno. Este será el momento de aumentar la carga y exigirse, ya que aumentará el rendimiento y las sensaciones para ello serán las adecuadas.

Por tanto, no hay que vivir "esclavas" de la regla, y teniendo en cuenta estas "precauciones" y con una adecuada alimentación y descansos se podrá desarrollar una actividad deportiva normal.

Espero que estos consejos sobre la salud de la mujer sirvan para una práctica más segura ,y evitando riesgos innecesarios, consiguiendo poder disfrutar plenamente del pádel.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...